Conectar con la misión de la empresa permite fidelizarnos como empleados

Aunque la mayoría de las personas trabajan para ganarse la vida, más de la mitad busca tener un impacto en la sociedad, de acuerdo con los resultados de una encuesta de Adobe. Sin embargo, no es fácil ver cómo está incidiendo nuestro trabajo en el mundo o encontrarle un verdadero sentido, más allá de la repercusión económica que se percibe por él.

Las personas, especialmente los jóvenes, buscan contribuir -con su trabajo- a mejorar la vida de otros. Así lo asegura Valorie Burton, fundadora del Instituto de Coaching and Positive Psychology (CaPP). Pero ¿cómo encontrar ese sentido al trabajo? Un artículo publicado en Fast Company ha recopilado las siete formas que podemos usar para darle sentido a aquello a lo que le dedicamos ocho horas diarias.

  1. ¿A qué le das valor? Elizabeth McCourt, fundadora de McCourt Leadership Group, explica que antes de saber dónde buscar, hay que conocer qué es lo que consideramos importante. «Para algunas personas es aventura, para otras es la libertad, el dinero o la familia», señala. Una vez esté claro lo que es significativo para uno mismo, será más fácil dirigir nuestra motivación hacia ese camino.
  2. Cambia tu modo de pensar. El siguiente paso es modificar la forma en la que afrontamos el trabajo diario, alejando los pensamientos negativos y enfocándose en aquellos aspectos que nos gustan, disfrutamos y de los cuales aprendemos.
  3. Hacer una lista de “a favor y en contra”. Lisa N. Bertrand, coordinadora de la ética jurídica en la Facultad de Derecho de la Universidad de Hofstra, recomienda describir, enumerar y clasificar aquellos aspectos que nos satisfacen, de los que no, en el trabajo. El objetivo es conocer mejor la forma y estrategia que sigue la empresa en cuanto a su misión y saber qué aspectos compartimos con ella.
  4. Trabajar en la pasión. No hay nada más satisfactorio que enfocarse en aquello que se disfruta. La pasión por un trabajo es uno de los componentes más buscados por las empresas, ya que llevan consigo un alto nivel de compromiso, motivación y positividad.
  5. Explorar la filantropía de la empresa. ¿La compañía apoya una causa social? ¿emprende en soluciones que mejoran la calidad de vida de las personas? Conocer estos datos permitirá vincularse a la organización y recrearse en aquellos aspectos que sean importantes para nosotros, como la solidaridad.
  6. Tomar distancia. Reflexionar sobre nuestro bagaje profesional, ver lo que hemos avanzado y aprendido y conocer las distintas formas de trabajo, culturas y ética que siguen las empresas, aunque pertenezcan al mismo sector, permite darse cuenta de detalles que pueden haber sido pasados por alto, en relación a nuestro desarrollo personal.
  7. Celebrar los triunfos. Encadenar varias misiones u objetivos está bien para el avance profesional, sin embargo, hay que tomarse un tiempo para disfrutar de los logros, renovar las energías y encarar los nuevos retos con más ánimo y entusiasmo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *