Así es como un aguacate al día mejora la microbiota intestinal

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Illinois descubre el gran impacto que tiene el consumo diario de uno de estos frutos en los microbios intestinales

 

Leemos sobre la importancia de cuidar la microbiota intestinal constantemente, pero ¿sabemos realmente el impacto que tiene en la salud? Nuestra microbiota se compone de un ejército diverso de bacterias que actúan conjuntamente para mantenernos sanos. Entre sus funciones están la de ayudar a la absorción de nutrientes o a la síntesis de determinados compuestos, como la vitamina K y algunas vitaminas del grupo B.

Se calcula que el ser humano tiene en su interior unas dos mil especies bacterianas diferentes, y cuanto más diversa sea esa población, más salud tenemos. Así de simple. “Tenemos que considerar la microbiota intestinal sana como un ecosistema tropical en el que flora, fauna y seres humanos y sus actividades cohabitan pacíficamente, con acceso a una alimentación adaptada. La mejor forma de conservar esta diversidad es una alimentación variada, con aportes de origen animal y vegetal, alimentos fermentados con probióticos, fibras alimentarias (algunas de ellas con propiedades probióticas), hacer ejercicio, gestionar el estrés y, por último, hidratarse adecuadamente”, explican desde Gut Microbiota for Health, la plataforma de divulgación de la Sociedad Europea de Neurogastroenterología y Motilidad.

El impacto del aguacate en el intestino

Éramos conscientes de que el aguacate tiene múltiples beneficios en la salud, ya que es un alimento denso en energía, rico en nutrientes y en micronutrientes importantes como el potasio y la fibra.

 

Sabíamos también que ayudaba a perder peso porque daba sensación de saciedad y que sus propiedades nutricionales eran la clave para reducir el colesterol malo en el organismo, pero nadie había descubierto el impacto que tenía esta fruta en nuestros microbios intestinales hasta ahora, cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois han demostrado que la introducción de un aguacate al día mejora la salud intestinal.

«Sabemos que comer aguacates te ayuda a sentirte lleno y reduce la concentración de colesterol en la sangre, pero no sabíamos cómo influye en los microbios intestinales y los metabolitos que producen los microbios», dice Sharon Thompson, autora principal del artículo publicado en el ‘Journal of Nutrition’ .

 

El alto contenido en fibra y las grasas monoinsaturadas son dos de las claves de sus propiedades saludables. Aunque es en la diversidad donde está la clave, ya que los investigadores vieron cómo las personas que comían aguacate todos los días tenían una mayor diversidad de microbios intestinales, encargados de descomponer la fibra y de producir los metabolitos que ayudan en el correcto funcionamiento del intestino. Y no solo vieron que aumentaba la diversidad, sino que la cantidad era mucho mayor que en aquellos que no habían consumido aguacate durante el estudio.

«Los metabolitos microbianos son compuestos que producen microbios que influyen en la salud. El consumo de aguacate redujo los ácidos biliares y aumentó los ácidos grasos de cadena corta. Estos cambios se correlacionan con resultados beneficiosos para la salud», señala Thompson.

Un aguacate al día

En este estudio se contó con 163 adultos de edades comprendidas entre los 25 y los 45 años, con sobrepeso u obesidad (es decir, un IMC de al menos 25 kg/ m2), pero sanos, es decir sin otras patologías asociadas. Todos recibieron una comida al día (como reemplazo del almuerzo, comida o cena). Uno de los grupos consumió un aguacate en cada comida, mientras que el grupo de control tomó una dieta parecida, pero sin esta fruta.

Los participantes proporcionaron muestras de sangre, orina y heces durante el estudio de 12 semanas e informaron de qué cantidad de las comidas recibidas consumieron, y cada cuatro semanas registraron todo lo que ingirieron. En este sentido, no se les pidió que cambiaran su dieta o su forma de comer, sino que solo debían añadir una pieza de aguacate diaria.

 

“No podemos descomponer las fibras dietéticas, pero ciertos microbios intestinales pueden hacerlo», explica Holscher

 

A pesar de que la mayoría de investigaciones relacionadas con el aguacate se han centrado en sus propiedades para la pérdida de peso, en este caso, lo que quería conseguir el grupo de la Universidad de Illinois es explorar los efectos del consumo de aguacate en la microbiota gastrointestinal. «Nuestro objetivo era probar la hipótesis de que las grasas y la fibra de los aguacates afectan positivamente a la microbiota intestinal. También queríamos explorar las relaciones entre los microbios intestinales y los resultados de salud», subraya Hannah Holscher, profesora asistente de Nutrición en el Departamento de Ciencia de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Illinois y autora principal del estudio.

Más grasa excretada

Los investigadores encontraron que, si bien el grupo de aguacate consumió un poco más de calorías que el grupo de control, excretó un poco más de grasa en las heces. «Una mayor excreción de grasa significa que los participantes de la investigación estaban absorbiendo menos energía de los alimentos que estaban comiendo. Esto probablemente se debió a la reducción de los ácidos biliares, que son moléculas que nuestro sistema de digestión secreta y que nos permiten absorber grasa. Descubrimos que la cantidad de ácidos biliares en las heces fueron más bajos y la cantidad de grasa en las heces fue más alta en el grupo del aguacate», argumenta Holscher.

Los diferentes tipos de grasas tienen efectos diferenciales sobre el microbioma. Las grasas de los aguacates son monoinsaturadas, por lo tanto, saludables para el corazón. Aunque también es importante el contenido de fibra. “Comer fibra no solo es bueno para nosotros, sino también para nuestro microbioma. No podemos descomponer las fibras dietéticas, pero ciertos microbios intestinales sí pueden hacerlo. Cuando consumimos fibra dietética, todos ganamos: los microbios intestinales y nosotros», concluye la profesora.

 

Juan Montagu

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *