Resultado de imagen de ¿TE DUELE LA ESPALDA? EL PROBLEMA NO SON SOLO LAS MALAS POSTURAS

«¡Camina recto y no te sientes así, que te va a doler todo!». Lo hemos escuchado miles de veces, y, sin embargo, las razones de nuestras molestias son más sencillas

¿Vivimos para trabajar o trabajamos para vivir? Si pensamos en nuestros antepasados más remotos, nómadas, que continuamente tenían que cazar para sobrevivir, quizá la vida en una oficina desde que amanece hasta que cae la noche no sea tan dura. Pero también pasa factura.

Sabemos que nos ha tocado vivir en un mundo sedentario. Pasamos horas y horas mirando la pantalla del ordenador, aislados y en cierta manera alienados, como a Marx le hubiera gustado decir si le hubiera tocado existir en esta época, sin movernos en absoluto. Nuestra espalda, por supuesto, se resiente. Llegamos a casa molidos.

¿Trabajar caminando?

Nietzsche lo hacía. Decía que era la mejor manera de que fluyeran las ideas. Como a nosotros nos es un poco difícil caminar escribiendo con el ordenador en la mano, aunque sea portátil, quizá deberíamos comenzar a concienciarnos de la importancia de los estiramientos.

Porque sí. Según los doctores, en muchas ocasiones creemos que nuestro terrible dolor de espalda —ese que dejamos pasar porque, total, tampoco tenemos tiempo de ir al fisio— se debe a una mala postura mientras estábamos sentados, y en realidad se debe al hecho de haber pasado sentados tantas horas. Lo cuentan en ‘Men’s Health‘.

«Lo más fácil sería decir que el dolor de cuello y de espalda se debe a que estamos encorvados», dice Eric Robertson, profesor asociado de terapia física clínica en California, «de hecho hay gente con las posturas más raras del mundo y no sufren ningún dolor. No hay estudios que relacionen dolor y malas posturas». Sin embargo, la vida sedentaria sí que puede ser un factor desencadenante de que acabemos andando como Fido Dido por la calle.

No hay estudios que relacionen las malas posturas con el dolor de espalda

¿Recuerdas a Lucy? Ya sabes, aquel primer homínido que encontraron en Adis Abeba (Etiopía) y que es un Austrolopithecus afarensis. Pues nuestra abuelita Lucy ya sufría problemas en la espalda porque caminaba erguida, lo que los estudiosos llaman «cicatrices de la evolución«. El ser humano es el único animal del mundo que, además de tropezar dos veces con la misma piedra, sufre escoliosisNuestros pies sostienen nuestro peso. Une eso al hecho de que no nos movamos nada durante el día.

En la Antigüedad se aliviaban el dolor de espalda con mandrágora e incluso cannabis. Pero ¿y si todo fuera más fácil en realidad? Como dice Robertson: «Imagina que un día te despertaras y no movieras la cabeza. Al final del día estaría tan rígida que no podrías girarla de izquierda a derecha. Eso es lo que sucede con nuestra espalda cuando pasamos tanto tiempo frente a un escritorio o un coche«.

Lucy, el primer homínido que caminó erguido, ya tenía problemas de espalda

Es por tanto fundamental moverte de vez en cuando. Está estipulado, según los estudios, que es beneficioso para la salud que las personas se levanten cada hora y caminen por la oficina, pero es cierto que a veces nos encontramos tan abstraídos con nuestro trabajo que se nos olvida hacerlo.

Sin embargo, no podrás abstraerte cuando el dolor llame a tu puerta. Entonces debes hacer una rutina de estiramientos, mueve las caderas un poco, el cuello, estira la espalda baja… si el dolor persiste continuamente —es decir, ya es crónico—, consulta con un especialista.

Por supuesto, hay actividades que pueden reducir el dolor de espalda, ya sean el pilates o el yoga. Este último, que es milenario, tiene muchas posturas con las que puedes aliviar el dolor. Si alguna vez lo has hecho, estarás familiarizado con los nombres, el gato y la cobra, que sirven para estirar, o el perro hacia arriba —que requiere de una musculatura más entrenada— son ideales para calmar y estirar tus músculos ‘agrietados’. Si nunca lo has probado, aprovecha, habla de tus limitaciones con el entrenador y realiza los ejercicios. El lunes, de nuevo en la oficina, tu cuerpo te lo agradecerá.

NUÑO

 

Resultado de imagen de 8 DE CADA 10 TRABAJADORES SERÍAN MÁS PRODUCTIVOS TRABAJANDO MENOS HORAS  6 DE CADA 10 ESPAÑOLES TIENEN EXCESO DE HORAS DE TRABAJO

Según datos de la consultora Mente y Vida perteneciente a Creatia Business, la mayoría de los españoles trabaja más de 40 horas semanales, muchos llegan a las 48 horas, e incluso aquellos que no lo hacen sienten la obligación de contestar el móvil por cuestiones de trabajo o hacer horas extra fuera de su horario laboral. Esto genera un problema de productividad y de salud en la empresa española.

El exceso de horas laborales y el estrés ponen en peligro la salud de millones de trabajadores en España. El 50% de los trabajadores españoles trabajaron más de 48 horas por semana durante 2017 y las semanas laborales de más de 60 horas son lo normal para la mayoría de los emprendedores o autónomos de nuestro país.

Allende Villorejo de Landia, directora de operaciones de Creatia Business y Coach especializada en Empresa Saludable explica que: “a menudo, sentimos la obligación de trabajar más horas y demostrar que somos valiosos para nuestras empresas, pero lo paradójico es que detrás de este habitual planteamiento, lo cierto es que eso no se traduce en aportar valor para las empresas con el sobre esfuerzo que se realiza.”

Según Mente y Vida, el exceso de horas de trabajo afecta a 6 de cada 10 trabajadores españoles generando estrés laboral a estos individuos. Los datos de la OMS revelan que es habitual encontrarse casos de trabajadores que trabajan más de 48 horas a la semana en España.

Los estudios revelan que en realidad lo único que logramos es empeorar nuestra salud y bienestar. Empresas como KPMG, Basecamp, o Toyota han realizado ya cambios en sus políticas para reducir el número de horas de trabajos. Otras muchas compañías en Suecia han reducido su jornada laboral a seis horas, y la consultora ha analizado los principales motivos.

El mayor problema asociado al exceso de trabajo es el detrimento de la salud física y mental. Villarejo de Landia explica, que “existen claras asociaciones entre el trabajo excesivo y síntomas como los problemas de sueño o la depresión”, e indica la existencia de estudios que muestran una correlación entre el exceso de trabajo y la Diabetes tipo 2 o las enfermedades cardiovasculares.

“Estos problemas afectan de forma directa y muy negativa a las empresas, ya que se produce absentismo y reducen la satisfacción laboral, lo que genera costes directos e indirectos para la empresa, ya que muchas veces los profesionales y directivos de más talento buscarán otros empleos con mejores condiciones de trabajo”, añade.

Asimismo, los datos de Mente y Vida revelan que, a largo plazo, las empresas obtienen mayor rendimiento de sus trabajadores con jornadas de trabajo más breves, ya que se evitan bajas por enfermedad, además de incrementar su poder de retención del talento.

Por otro lado, los expertos indican que trabajar más horas no aumenta la eficiencia. “La carga de trabajo se expande para ocupar el tiempo disponible para su ejecución. Esto significa que si disponemos de 8 horas para completar una tarea que de 2 horas, utilizaremos las 8 horas”, explica Villarejo de Landia. Según la consultora, una reducción de las jornadas de trabajo produce en los trabajadores el efecto contrario dado que «al disponer de menos tiempo para realizar la misma tarea, se trabajará de forma más eficiente».

Otro de los efectos colaterales de trabajar hasta el agotamiento es el aumento dela probabilidad de cometer un error. Desde el punto de vista del liderazgo empresarial, trabajar con cansancio puede conducir a errores en la toma de decisiones, problemas para gestionar las emociones e incluso a la pérdida de control.

“La empresa sana se basa en la buena gestión del tiempo, no sólo del trabajo, sino del descanso y el tiempo libre”, explica la directora de Mente y Vida y de Creatia Business. “Es fundamental promover buenos hábitos, como la meditación con atención plena (Mindfulness) y prácticas que promuevan el autoconocimiento y la autogestión, así como la regulación emocional”, concluye.

 

Conseguir la conciliación laboral y familiar es cosa de dos; de la empresa y del empleado. ¿Qué papel juega cada uno? Desde Citibox, app que permite recibir tus compras online aunque no estés en casa, explican “la conciliación laboral y familiar es algo subjetivo, no se trata únicamente de tener un horario determinado, ni un flexibilidad establecida para todos.

La finalidad es que cada persona combine sus quehaceres diarios, tanto personales como profesionales”. Para ello, se necesita la colaboración de ambas partes, empresa y trabajador, hasta ahora, muchos de los consejos que se dan para conciliar la vida laboral y familiar están dirigidos al empleado pero la empresa juega un papel fundamental.

A continuación Citibox recomienda 5 claves para que ambas partes trabajen por una conciliación eficaz:

  1. Que lo urgente no impida hacer lo importante: el ritmo frenético en el trabajo y la presión de los clientes, en muchas ocasiones, nos hace olvidar lo importante: descansar y respetar los descansos de los empleados. Los expertos recomiendan descansar cada 90 minutos máximo para optimizar el rendimiento y evitar el cansancio. Asimismo es importante respetar las pausas, por ejemplo, para comer, sobre todo, en aquellos empleados que comen en la oficina; evitar seguir hablando de temas de trabajo o, incluso, comer delante del ordenador. “Descansar y respetar las pausas de los trabajador es fundamental para su rendimiento y también para su estado mental y físico”, puntualizan desde Citibox. Un buen rendimiento en el trabajo, con los descansos pertinentes, nos permite agilizar el ritmo de trabajo y optimizar nuestra concentración, de este modo conseguimos ser más eficaces, evitando así, hacer horas extras porque no hemos aprovechado la jornada laboral.
  2. Facilita los quehaceres diarios a los empleados: según un estudio realizado por Citibox, las tareas del hogar así como los recados del día a día: ir al supermercado, llevar el traje a la tintorería, comprar el pan o un sinfín de quehaceres diarios, nos quita cerca del 10% de nuestro tiempo diario. En definitiva, invertimos el tiempo que nos queda, después de trabajar y dormir, cerca de 4 horas al día a los recados diarios. Estos quehaceres se convierten en el principal quebradero de cabeza de los empleados que se ven sin tiempo para realizarlos y, se ven obligados a dedicar su tiempo libre a ello, lo que acaba en frustración por falta de tiempo para hacer otras actividades. De ahí que cada vez más empresas apuesten por facilitar estos recados del día a día a sus empleados, por ejemplo, con Citibox, mediante la instalación gratuita de sus taquillas electrónicas en las zonas comunes de la empresa, “consiguen que los trabajadores puedan hacer las compras online o, incluso, contratar un servicio de tintorería desde la app, sin necesidad de desplazarse, y recogerlo, cuando quiera o pueda, en la propia oficina sin tener que malgastar su tiempo al salir del trabajo”, explica David Bernabéu, CEO de la app.
  3. Cada empleado es diferente: Como explicábamos al principio, la conciliación es algo subjetivo y, el primer paso para llevarla a cabo es conocer cuál sería la situación ideal para tu empleado. Para ello es fundamental entender que cada trabajador tiene su situación y sus circunstancias, de manera que no vale establecer unas normas comunes para todos. Para conseguir la conciliación laboral y familiar, el primer paso es del empleado: ¿Cómo trabajo mejor? ¿De día? ¿A media jornada? ¿En horario partido? ¿Desde casa?; una vez tengo la respuesta, se trata de llegar a un entendimiento con la Dirección. “En cualquier caso, ambas partes, trabajador y empresa, tienen que colaborar para llegar al mejor entendimiento”, puntualiza Bernabéu.
  4. Separa el trabajo y vida personal: este punto es responsabilidad 100% del trabajador que debe ser el encargado de separar su trabajo de su vida personal. Cuando sales de la oficina, debes cambiar el chip, si tienes móvil del trabajo, desconéctalo y si hay algo muy importante siempre pueden contactar al personal.
  5. Sé realista con tu tiempo: cuando salgas por la puerta de la oficina, sé realista con tu tiempo. ¿Qué quiere decir? No te propongas hacer mil y una actividades porque sólo te llevarán a la frustración de no haberlas podido realizar todas. Por ello, la recomendación es aprovechar el tiempo libre, sea poco o mucho, para dedicarte a ti mismo y, de este modo, coger con más ganas tu vida profesional y familiar.