Un estudio demuestra que palía los síntomas físicos y psicológicos del estrés
Todos, o casi todos, somos conscientes de la importancia del humor a la hora de enfrentarse a eventos de estrés y tensión. Ahora, investigadores de la Universidad de Basilea (Suiza) confirman nuestras sospechas y sostienen que las personas que se ríen frecuentemente en su vida diaria están más preparadas para lidiar con situaciones estresantes, aunque esto no tiene relación con la intensidad de la risa.
Se estima que las personas se ríen 18 veces al día, siendo las mujeres las que, de media, sonríen más que los hombres. Ahora, investigadores de la División de Psicología Clínica y Epidemiología del Departamento de Psicología de la Universidad de Basilea han realizado un estudio sobre la relación entre los eventos estresantes y la risa en términos de la percepción del estrés en la vida cotidiana.

En el estudio, publicado en la revista científica ‘PLOS ONE’, los participantes respondieron a preguntas ocho veces al día durante un período de 14 días. Las preguntas, que eran a través de una app que les mandaba notificaciones a intervalos irregulares, se referían a la frecuencia e intensidad de la risa y al motivo de la misma, así como a cualquier acontecimiento estresante o síntoma de estrés experimentado, en el tiempo transcurrido desde la última pregunta.
La frecuencia es lo que cuenta
Gracias a este método, los investigadores pudieron estudiar las relaciones entre la risa, los eventos estresantes y los síntomas físicos y psicológicos del estrés («Tuve un dolor de cabeza» o «Me sentí inquieto») como parte de la vida cotidiana. El análisis se basó en datos de 41 estudiantes de psicología, 33 de los cuales eran mujeres, con una edad media de poco menos de 22 años.
Se estima que las personas se ríen 18 veces al día, siendo las mujeres las que, de media, sonríen más que los hombres
Según publica Neuroscience News, el primer resultado obtenido fue el esperado: en las fases en las que los sujetos se reían con frecuencia, los eventos estresantes se asociaban con síntomas más leves de estrés subjetivo.
No obstante, la segunda conclusión fue inesperada. En cuanto a la interacción entre los eventos estresantes y la intensidad de la risa (fuerte, media o débil), no hubo ninguna correlación estadística con los síntomas de estrés. «Esto podría deberse a que la gente estima mejor la frecuencia de su risa, en lugar de su intensidad», señalan los investigadores.
EL CONFIDENCIAL

Resultado de imagen de CHŌWA: EL CONCEPTO JAPONÉS QUE TE PERMITIRÁ ALCANZAR LA FELICIDAD

La cultura milenaria propone la búsqueda del equilibrio con el objetivo de que cada persona mejore su capacidad y preparación para enfrentarse a los retos de la vida cotidiana

Como tal, el término japonés Chōwa significa «armonía». Seguramente al escuchar esta palabra se te venga a la mente un anuncio de televisión en el que aparezca un modelo sonriente muy ‘flower power’, pero en este caso la palabra nipona va más allá. Se trata de «la búsqueda del equilibrio», una filosofía milenaria con la que podrás encontrar el equilibro y la felicidad en tu día a día.

La escritora de ‘best sellers’ Akemi Tanaka utiliza la sabiduría basada en esta idea de la tradición cultural japonesa en todos los aspectos de su vida y la propone al lector para que mejore su capacidad y preparación para enfrentarse a los retos de la vida cotidiana. En su último libro, ‘Chōwa’ (Kitsune Books), que ya está disponible en España, aborda la convivencia familiar, nuestra relación con el dinero, el desempeño en el trabajo y un largo etcétera, siguiendo esta búsqueda del equilibrio.

En casa

En el hogar, el Chōwa se refleja en tener todas nuestras pertenencias ordenadas y tratar a los objetos como si fueran personas, ya que afirma que estos tienen espíritu y sentimientos. Cada vez que entran y salen de casa, los japoneses la saludan y se despiden de ella; también colocan los objetos, como los zapatos, en una disposición que se corresponda con la próxima vez que los vayan a usar. Esta última costumbre se corresponde con la frecuencia con la que se producen terremotos en Japón.

Para conseguir el equilibrio y tener buenas relaciones con los demás es imprescindible aprender el arte de escuchar más y hablar menos

Para optimizar el tiempo en caso de emergencia, es conveniente que cada objeto esté en su lugar. El famoso método de Marie Kondo también encaja en la filosofía del Chōwa, ya que se corresponde con el fluir natural de los objetos y su aprovechamiento del espacio de manera eficaz y equilibrada.

Del mismo modo, también es parte de la búsqueda del equilibrio cuidar con respeto los objetos a fin de alargar su vida útil. Cuanto mejor tratemos nuestras pertenencias, mejor servicio nos darán, según la filosofía milenaria nipona. El orden y limpieza de la casa está directamente relacionado con la organización de nuestro interior, y que la casa esté en armonía ayuda a sentirnos más tranquilos. Algunas familias japonesas afirmaban tras perder sus casas en el terremoto y tsunami que asoló Japón en el año 2011, que lamentaban no haber tenido limpio su hogar antes de que el desastre ocurriera.

Con la familia

En el ámbito familiar, el Chōwa se basa en aprender a respetar a los demás y sus opiniones, admitir cuándo estamos equivocados y tener claro cuál es nuestro rol en la familia. Si siguiésemos la sabiduría japonesa debemos empezar por tolerar y respetar los turnos de palabra, los silencios y el espacio que los miembros de la familia necesitan. Solo así se podrá alcanzar la armonía.

En la economía

Respecto a la economía, es importante tener bien controlado el balance entre ingresos y gastos para ahorrar y poder adquirir aquellos que realmente nos importan. Para esto resulta muy útil el método japonés del Kakebo, un libro para llevar las cuentas del hogar donde se calculan los gastos clasificándolos en categorías y restándoselos a los ingresos para saber cuánto podemos ahorrar cada mes. Debemos tener claro para qué deseamos ahorrar, porque así mantendremos la motivación de no derrochar el dinero en cosas innecesarias.

 

Directamente relacionado con el dinero. No debemos olvidar la importancia del vestuario a la hora de encontrar el equilibrio. Por ello es fundamental vestirnos en armonía con nuestro estado de ánimo, las estaciones del año y las circunstancias, eligiendo ropa confortable y con colores en armonía con el momento.

El objetivo es mejorar las relaciones sentimentales y de amistad basándose en el respeto a las diferencias, los modos y estilos de conversación

Para conseguir el equilibrio y tener buenas relaciones con los demás es imprescindible aprender el arte de escuchar más y hablar menos, no dar consejos demasiado rápido e intentar comprender un punto de vista diferente antes de contestar o llevar la contraria. Con respecto a las emociones, el Chōwa nos enseña a no dejarnos llevar por ellas y a controlarlas. Para ello, a veces resulta útil comportarnos de manera opuesta o escribirlas para no ocasionar problemas ni enfrentamientos de los que nos podamos arrepentir después.

En la educación

En el mundo de la educación hay distintos tipos de aprendizaje en los que la paciencia y comprensión son fundamentales, así como la disciplina y el hacer tú mismo el trabajo para aprenderlo. Para el ámbito laboral, es útil conocer el concepto fundamental japonés kokoro-gamae, que significa tener la postura mental correcta para poder enfrentarnos a cualquier reto o imprevisto en el trabajo con eficacia y sin miedos. El kokoro-gamae fomenta el trabajo en equipo y las relaciones positivas entre veteranos y aprendices. Los movimientos sociales como el #WETOO son de una importancia clave para acabar con el acoso sexual en el trabajo.

Mejorar la sociedad

El Chōwa también puede ayudar en el entorno que nos rodea más allá de nuestra zona de confort. A Tanaka la ayudó a enfrentarse a situaciones de xenofobia y a formar la asociación Aid for Japan para ayudar a las víctimas del terremoto y tsunami que tuvo lugar en Japón en el año 2011.

Esta filosofía ancestral también está presente en el arte culinario japonés, el Washoku, una manera de alimentarnos con equilibrio. El Washoku emplea ingredientes simples que respetan el sabor de cada elemento y forman platos de cinco colores, compuestos por blanco, como el arroz o el pescado; verde, como las algas o verduras; rojo, como el tomate; y otros alimentos amarillos y negros típicos de la cocina japonesa.

 

Para finalizar, la filosofía del Chōwa también sirve para mejorar nuestras relaciones sentimentales y de amistad basándose en el respeto a las diferencias, los modos y estilos de conversación y el uso equilibrado del tiempo que pasan juntos las parejas y los amigos. En las reuniones con personas conocidas o que se acaban de conocer, los rituales que se siguen en la tradicional ceremonia del té japonesa ejemplifican un modo adecuado de mostrar agradecimiento y respeto para crear un ambiente en el que crear o mantener relaciones honestas y duraderas.

El Chōwa recoge una gran sabiduría ancestral y se puede aplicar a todos los ámbitos de nuestra vida para ayudarnos a recuperar el equilibrio físico, mental y espiritual

FRAN SÁNCHEZ BECERRIL