Resultado de imagen de COMER COMIDA BASURA PUEDE HACER QUE TE DEPRIMAS

Un estudio de una universidad norteamericana señala que existe conexión entre lo saludable de nuestra alimentación y nuestra salud mental

Todos sabemos que la comida basura no es lo más saludable que podemos consumir en nuestra dieta alimenticia. Su exceso de grasas, sal y azucares la convierten en una bomba calórica que puede afectar a nuestra salud si la tomamos con cierta regularidad.

Lo que no sabíamos, y acaba de descubrirnos un nuevo estudio de la Universidad de Alabama en Birmingham (Estados Unidos), es que también es responsable del incremento de los casos de depresión, sobre todo entre los jóvenes.

 

Los investigadores de este centro educativo analizaron la orina de un grupo de estudiantes de secundaria, encontrando altos niveles de sodio bajos niveles de potasio, lo que se traduce, en términos alimentarios, en comida poco saludable.

Más fruta y verdura

«Altos niveles de sodio se dan a causa de una alimentación basada en alimentos altamente procesados«, ha señalado la autora principal del estudio Sylvie Mrug, presidenta del departamento de psicología de la Universidad de Alabama en Birmingham citada por CNN. «Esto incluye comida basura, precocinados y refrigerios poco saludables», ha indicado.

«Nuestro estudio muestra la necesidad de prestar atención a lo que comen nuestros hijos»

El bajo nivel de potasio está provocado por una dieta en la que no se consumen frutas o verduras, como espinacas, tomates, plátanos, naranjas o aguacates, y en la que se echa de menos el yogur e, incluso, el salmón.

Al mismo tiempo, se les realizaron (a ellos y a sus padres) unos cuestionarios para evaluar su estado mental. Tras un año y medio, se volvieron a realizar análisis de orina a los alumnos y se les volvió a pasar el cuestionario, demostrando que aquellos con niveles más altos de sodio y más bajos de potasio mostraban una mayor predisposición a la depresión.

“La depresión entre los adolescentes en los Estados Unidos ha aumentado en un 30 por ciento en la última década, y queríamos saber por qué y cómo disminuir este número. Se han realizado pocas investigaciones sobre la relación entre la dieta y la depresión. Nuestro estudio muestra la necesidad de prestar atención a lo que comen nuestros hijos», afirma Mrug.

Comer mejor, sentirse mejor

A pesar de lo pequeña de la muestra (solo 84 alumnos), «los resultados del estudio tienen sentido”, afirma la dietista Lisa Drayer, “si los adolescentes incluyen más alimentos ricos en potasio en su dieta, es probable que tengan más energía y se sientan mejor en general, lo que puede conducir a una mejor sensación de bienestar y una mejor salud mental», añade.

La dieta mediterránea se ha revelado perfecta para evitar la depresión, según un estudio europeo

Estudios anteriores también han encontrado vínculos entre la comida basura, los productos procesados y la depresión en adultos. Un estudio en nuestro país, realizado sobre el seguimiento a 9.000 personas, concluyó que existe un 48% más de riesgo de depresión en aquellas personas que comen más alimentos procesados.

 

Igualmente, otra investigación a nivel europeo sostenía que aquellas personas que seguían una dieta mediterránea sana y dejaban de lado los procesados habían reducido el riesgo de sufrir depresión.

La dieta, no obstante, no es el único elemento que afecta al aumento de la depresión entre los jóvenes. Los expertos culpan a elementos tales como la falta de sueño, un uso excesivo de las redes sociales e, incluso, al miedo al cambio climático

EL CONFIDENCIAL

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *