Resultado de imagen de EL EXCESO DE CONFIANZA EN TU EMPLEO: CUÁNDO TE ESTÁS PASANDO DE LA RAYA

Tu jefe y tú tenéis una relación muy estrecha y tus compañeros a veces creen que hay favoritismos. ¿Cuándo hay que cortar ese lazo? ¿Hay unos límites?

La confianza es tanto una causa como un efecto de la cultura de una empresa. La que tenemos en nosotros mismos informa de cómo operamos y la manera en que lo hacemos también fomenta la misma.

Lo cierto es que la burocracia existe donde la confianza no. Ya sea consciente o inconscientemente, tomamos decisiones personales y comerciales diarias basadas en ella, pero, ¿qué determina en quiénes lo hacemos? ¿Cómo podemos crear las condiciones para que pueda florecer? ¿Dónde están los límites entre empleados y jefes?

4 universidades británicas diferentes descubrieron que las personas con exceso de confianza tienden a ser juzgadas como mejores de lo que son

El verdadero problema es ser extremista. Existe un tipo de dicotomía entre la relación y el rigor. Generalmente se piensa que son dos cosas diferentes e incompatibles, pero no es así. ¿Qué pasa cuando hay un exceso? Cuando existe un abuso por parte de los colaboradores hacia los directivos y viceversa, hay una violación de la conducta laboral, la cual puede desencadenar errores que afecten el ambiente y los resultados.

 

Errores comunes

La investigación ha descubierto que los líderes con exceso de confianza pueden tener un impacto negativo en el rendimiento de la organización, lo que conduce a una serie de riesgos como tomar malas decisiones. A pesar de estos hallazgos, este tipo de personas alcanzan un estatus social más alto y son vistas como más competentes, lo que les permite cosechar los beneficios de reputación. «Indudablemente ejerce una gran influencia», asegura Daniel Kahneman, experto en la materia a ‘Scientific American‘.

Uno de los principales problemas es mezclar la cordialidad con lo profesional. El ambiente laboral debe ser cordial y respetuoso, pero en muchas ocasiones se confunde con la falta de experiencia y liderazgo. Hay que saber separar la profesionalidad con la confianza y tener claro que no sois amigos sino compañeros de trabajo. Además, ¿cuántas veces te has preguntado si el ascenso de otro empleado es por la amistad que tiene con los directivos o jefes? Este es un síntoma de exceso de confianza que no debería pasar en las empresas.

Cuando existe un abuso de confianza por parte de los empleados hacia los directivos o viceversa, hay una violación de la conducta laboral

Si hubiera límites, no se darían las ocasiones en las que alguien pueda pensar que hay favoritismos. Existen muchos problemas que pueden surgir al no marcarlos: lenguaje indebido, explotación, faltas de respeto… Y al revés también puede suceder. Si un trabajador piensa que su comportamiento no tiene consecuencia, va mal encaminado.

Para evitar el exceso de confianza entre los trabajadores y los directivos hay que tener las políticas y procedimientos muy claros: saber delimitar los derechos y obligaciones entre los empleados y los jefes asegurarte de que haya una cultura organizacional de respeto hacia el personal y hacia el puesto. Ten en cuenta siempre que los actos pueden tener consecuencias desastrosas.

Mejor de lo que eres

Cada lugar de trabajo tiene su estrella: la persona que sigue siendo promovida a niveles que coinciden con su altísimo ego. Pero es su sentimiento de superioridad, no sus habilidades, lo que probablemente le llevó allí, según un nuevo estudio publicado en ‘PLOS ONE‘. Investigadores de cuatro universidades británicas diferentes descubrieron que las personas con exceso de confianza tienden a ser juzgadas como mejores de lo que realmente son.

via GIPHY

La investigación señala que este tipo de personas tienden a engañarse a sí mismas, por lo que creen realmente que son un regalo de Dios para su trabajo. Y los expertos aseguran que este autoengaño puede haber evolucionado para hacer que los individuos engañen a otros acerca de su valor. «Es un peligro real. Confiar demasiado en uno mismo puede ser desastroso porque es posible que te vuelvas demasiado vulnerable ante un riesgo«, asegura Shakti Lamba, autor principal del estudio.

  1. LÓPEZ

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *