Resultado de imagen de LA VENTAJA EVOLUTIVA DE SER TÍMIDO

Si lo eres, sabrás de sobra que te juzgan generalmente de manera negativa pero, ¿y si realmente tuvieras una serie de virtudes a las que sacar provecho?

La película francesa ‘Tímidos anónimos’ cuenta en clave de humor la historia de una pareja con tanto terror social que tienen que acudir a un grupo de terapia, al más puro estilo Alcohólicos anónimos, para poder superar ese miedo a meter la pata en público. Todos hemos sentido vergüenza al exponernos alguna vez a los demás, e incluso hemos sentido enrojecer nuestra cara en momentos particulares, pero la timidez extrema puede acarrear problemas verdaderamente graves de ansiedad.

Generalmente, este rasgo de la personalidad se ve como algo negativo. Con solo echar un vistazo a internet encontraremos miles de páginas que nos dan trucos para perder ese miedo a ser juzgados por los demás. Sin embargo, ¿podría ser una ventaja evolutiva? Así lo defiende la profesora Thalia Eley, genetista condectual en Kings College en Londres en ‘BBC’. Ha decidido analizar las cualidades positivas de las personas tranquilas, que a menudo se infravaloran por la sociedad.

Tímidos del mundo, uníos

«Desde un punto de vista meramente evolutivo es sin duda útil tener gente en tu grupo que quiera vivir aventuras y se atreva a conocer y descubrir cosas nuevas», explica. «Pero de la misma manera también es una gran idea tener a alguien que sea más precavido y temeroso, en otras palabras, que en lugar de buscar nuevas cosas se quede cuidando y protegiendo lo que ya tenemos». Asegura que hay un beneficio en ambos patrones de comportamiento. «Alguien más tímido brillará en esos ambientes en los que no tiene que estar rodeado de gente para poder sacar lo mejor de sí mismo y triunfar«.

Cada personalidad tiene sus cosas buenas y, justamente por ello, Eley cree que cuando llegamos a la adultez todos tenemos la capacidad de encontrar el mejor camino. Las personas tímidas no suelen moverse por impulsos, sino que analizan mucho las situaciones antes de actuar y se sienten más cómodas escuchando que hablando. Eso tiene algo positivo: sus opiniones, al ser muy pensadas, suelen tenerse más en cuenta. No solo eso, trasladándonos al mundo animal, se sabe que los ejemplares más osados consiguen las mejores presas pero los especímenes más tímidos, por decirlo de alguna manera, suelen sobrevivir más a los enfrentamientos.

Las personas tímidas analizan mucho las situaciones y se sienten más cómodas escuchando que hablando, por lo que sus opiniones se valoran

Pero no todos son ventajas. Hay una pequeña anécdota sobre Agatha Christie, que era otra tímida extrema: la escritora acudió a una fiesta de honor para celebrar un récord increíble; su obra de teatro ‘La ratonera’ se había convertido en la producción con más funciones en la historia de Reino Unido. Cuando llegó, vestida de manera elegante, el portero no la reconoció e impidió que entrara. Ella, en lugar de explicar quién era, se dio la vuelta de manera dócil y se marchó, sola, mientras los demás celebraban el éxito. Tenía 67 años.

El doctor Henry Heimlich (que dio nombre a la popular maniobra con la que se ha salvado la vida del atragantamiento a muchas personas), explicó en una ocasión que muchas personas preferían salir de la habitación cuando sentían que se ahogaban para no incomodar a nadie. «Al no ser atendidos perdían el conocimiento y podían morir o sufrir daño cerebral irreparable», indicó.

Tímidos vs. introvertidos

No obstante, hay que hacer una puntualización: la timidez y la introversión no son lo mismo, por mucho que la gente no sepa muy bien distinguirlos. Según la escritora Susan Cain el introvertido es aquel que necesita tiempo a solas y no le importa lo que piensen los demás. El tímido, sin embargo, necesita compañía pero a la vez está nervioso y preocupado por cómo le juzgarán.

¿Y tú, lector? ¿Te consideras tímido o introvertido? ¿Crees que hay alguna ventaja en serlo o todo te parecen factores negativos? ¿Tienes algún truco para «curarlo»? Cuéntanoslo en los comentarios.

ADA NUÑO

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *