Resultado de imagen de LOS 10 HÁBITOS QUE DEBES SEGUIR SI QUIERES TENER UN BUEN DÍA.

Las rutinas son, en muchos casos, repetitivas y aburridas, pero necesarias si queremos empezar bien la jornada y mantenernos activos

Para llevar una vida ordenada es imprescindible tener la cabeza bien amueblada. Y eso se plasma en la realidad en base a los actos, es decir, en las pequeñas cosas que hacemos día a día y que marcan nuestra rutina. En muchos casos, una rutina no deja de ser repetitiva y cansada. Este es el rasgo que mejor la define: algo que hacemos casi de forma automática.

Las hay buenas y malas, e incluso autodestructivas. Es por ello por lo que debemos tomarnos en serio cada una de las acciones que hacemos de forma diaria para conseguir una vida saludable y alejada de los malos hábitos. Tener una rutina establecida desde por la mañana es una manera excelente de comenzar el día porque te mantendrá en la dirección correcta.

Steve Jobs, nada más levantarse, se preguntaba: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿haría lo que estoy a punto de hacer ahora mismo?»

No solo eso: una buena rutina matutina puede hacer que te sientas menos agobiado y más tranquilo frente a lo que te depara el día. Muchos genios tenían costumbres algo estrambóticas. Uno de los más recientes, Steve Jobs, se despertaba siempre a las seis de la mañana y antes de ponerse con sus tareas se miraba frente al espejo para preguntarse a sí mismo: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿haría lo que estoy a punto de hacer ahora mismo?».

Evidentemente, pocos llegamos a lograr un estado de introspección tan elevado como el del fundador de Apple. La mayoría del común de los mortales se levanta con sueño y corre a aferrarse a su taza de café caliente para hacer despertar a la mente y ponerse en marcha. Si lamentablemente no eres una mente brillante y tan solo quieres aprovechar al máximo el día y dar lo mejor de ti mismo, seguro que te ayudan los consejos de Jeff Goins, empresario de éxito. En la revista ‘Medium‘, ha publicado un artículo en el que establece una rutina para enfrentarte a todos los retos que se te presenten. Seguro que te inspira para empezar este año con buen pie.

Despierta bien pronto

La hora que baraja Goins es la de las seis de la mañana. Depende de a qué hora tengas que acudir a tu puesto laboral, lo mejor será que te levantes con una hora de espacio antes de que tengas que salir de casa. Si madrugas, también es más posible que te acuestes pronto, por lo que descansarás más que si tienes como costumbre levantarte pasadas las diez de la mañana.

Prepara el desayuno

Nada más saltar de la cama, acude a la cocina para preparar café. La popularmente conocida como comida más importante del día precisa de ser variada y saludable. No olvides obtener tu cantidad de proteínas y vitaminas. El empresario asegura que siempre se hace dos huevos y un café bien cargado. Las frutas más recomendables para consumir a esta hora vienen a ser las naranjas (vitamina C) o los plátanos (vitamina K y fibra).

Escribe algo (lo que sea)

Ya sea en un diario a mano o en un blog. También lo podrías hacer nada más acostarte, pero si escribes por la mañana te sentirás más centrado en lo que de verdad quieres hacer. ¿Qué escribir? Aunque sean pensamientos aleatorios, siempre está bien poner lo que sentimos o pensamos por escrito. También pueden ser cosas más banales como la lista de la compra.

Revisa tus notificaciones

Ordena la bandeja de entrada de tu correo electrónico y atiende los mensajes que te dejaron antes de que te fueras a dormir. Esta actividad hará que te sientas mucho más enchufado a la rutina.

Consulta las redes sociales

Siempre está bien sentirse conectado a las personas que conoces o que admiras. Mientras te tomas el café o terminas de desayunar, o ya sea de camino a tu puesto de trabajo en caso de que recurras al transporte público.

Lee lo que sea

El periódico, un buen libro o un ensayo político-filosófico. No solo nuestro cuerpo necesita recargarse de energía para afrontar los retos diarios, también la cabeza. Para ello no hay nada mejor que activar el cerebro a través de la lectura. Esto te ayudará a actuar de una forma más racional y analizar mejor todo lo que pasa a tu alrededor. Y sí, también para entretenerte, ya que bien dice el dicho que cuando tienes un libro contigo nunca estás solo.

Sal a caminar

Si tienes mascota, este es el mejor momento del día para que le dé el aire. Y, por supuesto, a tí también. Si tienes que irte enseguida a trabajar procura andar un poco antes de meterte en el coche o en el autobús, ya que un paseo matutino antes de entrar en la jornada laboral te ayudará a mantener la mente más fresca y a despejarte. Si en cambio tienes una rutina que consiste en entrar en el coche, luego por la puerta de tu empresa para al cabo de ocho horas volver al coche y meterte en casa, es posible que corras el riesgo de quemarte con más rapidez.

Una buena ducha

Podríamos dividir a las personas que prefieren la noche para darse un baño y a las que son más de mañana. En cualquier caso, una buena ducha antes de emprender el camino al trabajo también conseguirá que te despejes y enfrentes el día mucho más relajado y activado. Tu cuerpo necesita oxigenarse y para ello no hay nada más reconfortante que quitarte de encima el sudor y la presión del día anterior con una buena ducha.

Bebe mucha agua

Hidratarse nada más levantarse es imprescindible. Goins asegura que él suele beber en torno a un litro de agua. Puede ser más o menos de esa cantidad, pero ten en cuenta que desayunar (y sobre todo el café) aumentará tu sensación de sed, por lo que es muy importante mantener tu nivel de electrolitos a punto. ¿A qué estás esperando para emprender una rutina saludable?

  1. ZAMORANO

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *