Resultado de imagen de LOS 7 PILARES DE UN LÍDER EJEMPLAR

¿Qué hace que un líder sea reconocido como tal?, hay ciertas características conductuales muy apreciadas por los stakeholders (los colaboradores más cercanos al líder) que hacen que su efectividad, su popularidad y su capacidad de influencia sean muy evidentes y tenga un gran impacto en el entorno. El liderazgo no es otra cosa que la capacidad de influir positivamente en los demás.

Esa capacidad de influencia se verá favorecida dependiendo de ciertas actitudes y comportamientos que favorecen especialmente las relaciones, fomentan la confianza y generan en otros, sentimientos empoderadores. Un buen líder es entre otras cosas, un maestro de la comunicación interpersonalConvertirse en un líder ejemplar no es un evento, es un proceso en el cual se adquieren ciertos comportamientos de éxito.

Estos son los 7 pilares de un líder ejemplar:

  1. Knowing yourself (conócete a ti mismo) diversos estudios han encontrado que las personas que se conocen bien a si mismas son más felices y alcanzan más fácilmente sus metas que las que carecen de este conocimiento. El conocimiento de uno mismo, nos permite construir y desarrollar nuestra vida alrededor de nuestras fortalezas y saber capear las dificultades con mayor facilidad.
  2. Knowing others (conociendo a los demás) «Si conoces bien al enemigo y te conoces bien a ti mismo, no debes temer un centenar de batallas» Sun Tzu. Pero ¿cómo podemos ser capaces de conocer a los demás?, hay unas cuantas preguntas que te pueden ayudar: ¿Son personas de ritmo rápido o de ritmo lento al hablar o actuar?, ¿son extrovertidos o introvertidos?, ¿Les importan mucho los detalles y la calidad o prefieren más la variedad el oportunismo y la novedad?, ¿Son personas orientadas al objetivo o les importa mucho más el proceso? Cuanto más énfasis pones en reflexionar sobre estas cuestiones, más intuitivo te volverás y con el tiempo serás capaz de reconocer diferentes estilos y diferentes tipos de interlocutor. Un buen líder sabe reconocer los diferentes estilos de comportamiento para poder aprovechar las fortalezas de cada persona y desarrollar el talento.
  3. Piensa en los demás antes de marcar tus expectativas. Suele suceder que todos obramos, actuamos y pensamos según nuestro mapa y nuestro propio estilo de comportamiento, como consecuencia de ello también nos marcamos ciertas expectativas sobre los demás que van en función de nuestras necesidades, motivaciones y preferencias. Un buen líder toma en cuenta el estilo de comportamiento de su interlocutor a la hora de marcarse expectativas porque entiende que las personas somos diferentes. Gracias al modelo DISC, predeciblemente diferentesAsumimos muchas veces que las personas son capaces de hacer lo mismo que nosotros y tener las mismas preferencias y esto es un erro a evitar a toda costa cuando se quiere ser un líder efectivo y ejemplar.
  4. Juicios, intenciones y comportamientos. Suele suceder que nos juzgamos a nosotros mismos en base a nuestras intenciones, pero juzgamos a los demás solo por su comportamiento. Un buen líder se preocupa siempre por entender las intenciones positivas de sus stakeholders y así evitar malas interpretaciones del comportamiento de los demás. No somos nuestro comportamiento y un buen líder lo sabe. Evitar los juicios y etiquetas es uno de los atributos más valorados de un líder, esto colaciona con los valores de justicia y equidad, algo indispensable para el desarrollo del talento.
  5. Aprovechar las fortalezas pero no abusar de ellas. Todo lo que se usa en exceso puede ser contraproducente. Con las fortalezas sucede igual, el líder efectivo hace uso de sus fortalezas y talentos en el momento adecuado. Cualquier factor conductual utilizado de manera excesiva se convierte en una desventaja y posiblemente en un comportamiento que puede ejercer de cuello de botella en el desempeño del liderazgo. Un líder que conoce bien sus fortalezas conductuales sabe cómo y dónde aplicarlas.
  6. Adaptabilidad. Uno de los más grandes atributos de un liderazgo efectivo. «El bambú que se dobla es más fuerte que el roble que resiste» Proverbio Japonés. En cuanto a esta característica conductual, es tal vez una de las más difíciles de adquirir, pero con entrenamiento se consigue a la perfección sin que suponga un esfuerzo. Finalmente se convierte en una estrategia de comunicación interpersonal efectiva que te acerca a tus objetivos, como: motivar, dirigir, convencer, persuadir, inspirar y hacer que las personas logren los objetivos y metas.
  7. Evita la regla de oro. Todos hemos aprendido por esquemas de educación y culturales la regla de oro: «trata a los demás como te gusta que te traten a tí». Pero las personas somos diferentes y tenemos necesidades y motivaciones distintas. El buen líder usa la regla de platino y «trata a los demás, como les gusta ser tratados» Esta es una de las estrategias más efectivas a la hora de liderar equipos y personas y cambia dramáticamente los resultados de cualquier interacción humana.

Juan Daniel Pérez Fernández

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *