Los trucos más efectivos para concentrarte al máximo en el trabajo

¿Tienes poca capacidad de atención? Recupera la facilidad de enfocarte en las tareas que haces en el día a día con esta serie consejos de distintos expertos

Si hay un rasgo que define a esta época en la cual vivimos es el auge de los trastornos de déficit de atención entre la población. A raíz de la cantidad de estímulos que proliferan a través de los diferentes canales de comunicación, sobre todo de las pantallas que llevamos siempre con nosotros, el hecho de focalizar la atención todo el tiempo en una actividad resulta más y más difícil.

Y en situaciones estresantes o extraordinarias como la que hemos vivido en esta cuarentena, más aún. Son muchos los profesionales de trabajos creativos que han visto cómo, a pesar de tener todo el tiempo del mundo, la inspiración no les venía a visitar. Y mucho menos la concentración. En los primeros días de la pandemia el número de mensajes y llamadas era ingente al estar a las puertas de un problema tan grave a nivel global.

El flujo de atención se mantiene gracias también a los descansos, pero no los lleves muy lejos para no perder la concentración

Pero ahora que poco a poco los esfuerzos apuntan a recuperar la normalidad y a la vez vivir con el virus tomando las máximas precauciones y respetando las medidas de seguridad, debería volver la habilidad para estar concentrados. Si crees que te está costando recuperarla, o directamente tu nivel de despiste ya viene de serie, tal vez te interese leer lo que viene a continuación. La revista ‘Inverse‘ ha recopilado algunos trucos para mantener tu nivel de atención a pesar de las circunstancias o de que te hayas levantado con el pie izquierdo. A fin de cuentas, es un estado mental que se puede entrenar y sacar provecho incluso cuando sientes que no eres capaz.

Bloquea las distracciones

Básicamente, se trata de mantener lo que la psicóloga Mihaly Csikszentmihalyi llama el ‘flow’, un ritmo de trabajo en el que prima un enfoque puro y creativo. Es decir, «un estado en el que las personas están tan involucradas en una actividad que nada más les parece importar». Para ello es importante bloquear las posibles distracciones que pueden romper ese ritmo de trabajo y acondicionar un espacio adecuado para ello.

Planifica

Bien puedes dibujar en una hoja las tareas que vas a realizar, de la primera a la última. «Alcanzo la concentración cuando hago una hoja de ruta visual de cada paso que debo dar para llegar del punto A al punto B antes de comenzar un proyecto», asegura David Morneau, CEO de inBeat Agency. «En mi caso, prefiero que sea visible, la imprimo y la mantengo frente a mí mientras estoy trabajando. Me ayuda a estar al tanto de lo que viene después y mantenerme concentrado y comprometido».

Tómate descansos o haz algo recreativo

«Busca eso que te haga centrarte en tu tarea», aconseja Linda Clark, CEO de una empresa de consultoría. «Yo puedo jugar durante unos minutos y luego abordar un proyecto que requiere cierta creatividad. Puedes correr o meditar. El flujo se mantiene gracias también a los descansos, pero no los lleves muy lejos para no minar tu capacidad de atención. Sal a tomar el aire, toma un refresco y luego regresa a tu puesto. Cuando te dispongas a empezar, crea un espacio que evite cualquier interrupción».

La música adecuada

El hilo musical mientras trabajas o desarrollas alguna actividad suele ayudar bastante a la hora de hacer que captes mejor la atención en aquello que estás haciendo. Claro que, hay infinidad de estilos que a priori pueden servirte mejor o peor a la hora de activar el cerebro. Seguramente con una música pop sea más difícil concentrarte al tener una melodía muy tarareable y pegadiza que hace que te pongas a canturrear, a diferencia de una música más ambiental como el jazz o el techno, que carecen de letra. La elección de la música para concentrarse es muy subjetiva, tan solo debes encontrar cuál es el género que mejor se adapta a ti a la hora de poner tus neuronas a funcionar.

Primero lo más sencillo

Otro método es empezar por tareas más sencillas, fáciles o repetitivas antes que por las más grandes o complicadas. Además, al superarlas liberarás dopamina, lo que fomentará la concentración y la motivación. «Antes de terminar, tómate cinco minutos para crear una lista rápida de los objetivos cumplidos a tener en cuenta en la próxima sesión», asegura Trevor Lohrbeer, fundador de la empresa Day Optimizer. Así sabrás mejor por dónde debes comenzar al día siguiente y gracias a ello trazarás un mapa mental con el desarrollo de la actividad.

Activa las ondas alfa

«Hay pasos muy rápidos para activar las ondas cerebrales alfa y alcanzar ese estado mental óptimo en el que el tiempo vuela y estás concentrado», admite Tessa Hull, entrenadora profesional. «El té verde contiene teanina, un químico neurotransmisor que aumenta de forma significativa este tipo de ondas sin causar somnolencia. También sucede con 30 minutos de ejercicio físico. Si además le añades la meditación, ya estás en el camino ideal para lograr un estado de concentración muchísimo más efectivo».

ACYV

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *