Resultado de imagen de SIETE TRUCOS PARA DORMIR MEJOR TRAS LA VUELTA DE LAS VACACIONES

Vamos a intentar que duermas como una marmota casi desde el primer día: solo tienes que seguir unas fáciles prácticas

Algunos empiezan las vacaciones hoy, otros están todavía disfrutando de unos días de descanso y quizás a ti ya se te han acabado y te toca volver a la rutina. Di adiós a no hacer nada, a disfrutar del chiringuito o a ese viaje que has hecho a ese destino tan paradisiaco. Toca volver a trabajar.

Aparte de la tristeza que te entrará por tener que volver al día a día, hay algo que a (casi) todos nos afecta mucho en la vuelta a nuestra actividad laboral. Sí, estamos hablando de nuestra tormentosa relación con el sueño.

  1. MARTÍNEZ

Entre el 10 y el 15 por ciento de los españoles tiene problemas para conciliar el sueño o se despierta durante largos periodos de tiempo durante la noche

 

Venimos de pasarnos el despertador por el arco del triunfo, acostándonos tarde, levantándonos cuando el sol ya está alto, no perdonando la siesta y eso afecta, y afecta mucho, a nuestro sueño, por lo que la vuelta a la normalidad se nos puede hacer muy dura: muriéndonos de cansancio por la mañana e incapaces de cerrar los ojos por la noche.

Volver a la rutina

Es por eso que, gracias a los consejos de ciertos expertos citados por el diario Mirror, vamos a intentar paliar esos efectos secundarios de las vacaciones y conseguir que duermas como una marmota casi desde el primer día: solo tienes que seguir unas fáciles prácticas.

El doctor Neil Stanley, antiguo director de la Sociedad Británica del Sueño, rompe el mito existente de que el verano es fantástico para descansar y recuperar las horas de sueño que hemos perdido en el resto del año. «A nuestro cuerpo le encanta la rutina. De hecho, los mayores casos de somnolencia se dan porque somos irregulares en las horas de ir a la cama y levantarnos”, señala

Decimos que las vacaciones son para recuperar sueño, pero es todo lo contrario

“Las vacaciones son sólo una versión exagerada de esto, ya que perdemos los horarios, a menudo durante varias semanas, continúa. Y eso, según Stanley lo que provoca es que nos sintamos “irritables y desorientados en lugar de rejuvenecidos”. ¿Y qué podemos hacer ante este panorama tan desolador? Este experto en terapia de sueños tiene algunos trucos.

Siete consejos

Acuéstate pronto. Los días previos a tener que volver al trabajo, intenta acostarte cada vez más pronto, intentándote adaptar al horario que es el habitual cuando estás trabajando. Con ello, conseguirás ir reseteando tu reloj corporal y te será más fácil adaptarte al cambio. Si no pudieras hacerlo durante unos días, intenta, al menos, acostarte una hora antes de lo normal el día antes de volver a la oficina, eso ayuda a tu cerebro a adaptarse al cambio de hora en el que te despiertas.

 

Luz y oscuridad. Por la mañana, intenta recibir luz en cuanto puedas, ya que eso pone en “alerta” a tu cuerpo. Si es posible, trata de ir al trabajo andando y disfrutar de la claridad del día. Por la noche, para conciliar mejor el sueño, debes intentar atenuar las luces en tu casa al menos una hora antes de ir a la cama.

Desconexión tecnológica. Al mismo tiempo, también una hora antes de irte al dormitorio, evita ver la televisión, el portátil, la tablet o el teléfono móvil. Al respecto de los dispositivos móviles, Stanley indica que emiten un tipo de luz que engaña a nuestro cerebro para que piense que aún es de día, lo que hace que nos “despierte cuando lo que queremos es dormir”.

La famosa función Snooze de tu móvil o despertador puede ser un remedio peor del que pensabas

No retrases la alarma. Usar la función de repetir alarma es lo peor que podrías hacer, aunque disfrutes esos minutos extra de sueño. Si hace eso, según Stanley, “puedes volver a caer en un sueño profundo y te costará más despertarte, siendo un “shock” para tu cuerpo”… y hasta tienes deseos profundos de volver retrasar la alarma, generando un círculo vicioso y llegando tarde.

Programa tus comidas. A la hora que comes y cenas también afecta a tu reloj interno. Establecer horarios fijos de comida ayuda a las personas a soportar mejor los cambios en las rutinas de sueño. Así, intenta comer a la misma hora todos los días para mantener tu reloj interno y regular tu sueño.

  1. PALMERO

Otra noche más que no has pegado ojo por culpa de las altas temperaturas. No te preocupes. A continuación tienes diez consejos para que puedas dormir a pierna suelta en estos meses de verano

 

Y ojo a lo que comes. Comer y beber demasiado antes de irte a dormir afecta a tus ciclos de sueño, por lo que procura, si te vas a dar un atracón, hacerlo tres horas antes de ir a la cama. Además, evita la cafeína por la tarde y si consumes alcohol, hazlo 3-4 antes de acostarte. El alcohol, aunque nos provoca sueño, es muy dañino para nuestro sueño.

No mires el reloj. Todo lo hemos hecho alguna vez cuando no podemos dormir. Miramos el reloj y vemos la hora que es. Esto, según los expertos, activa nuestro cerebro, que cuenta las horas que nos quedan hasta que suene el despertador, y nos genera ansiedad ante la imposibilidad de dormir.

EL CONFIDENCIAL

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *