Resultado de imagen de TRES CONSEJOS PARA ENCONTRAR EL EMPLEO QUE DE VERDAD TE GUSTA Y SER FELIZ EN EL TRABAJO

Conseguir hacer lo que de verdad nos gusta puede ser una decisión tan importante en nuestra vida como la de acertar con la pareja ideal

Quién no conoce a alguien, ya sea un amigo, un familiar, un conocido o, incluso, uno mismo que no es feliz en su trabajo. Personas que se encuentran atrapadas en empleos que no pueden abandonar, ya que son imprescindibles para poder llegar económicamente a fin de mes, pero que no les hacen felices en ninguna faceta de su vida.

Y no estar contento no es algo baladí: además de no ser felices en una faceta que les lleva una parte importante de su día a día, las personas no ofrecen sus mejores prestaciones, por lo que la empresa también lo padece. Por eso, a la hora de pensar en encontrar un nuevo empleo, hay que fijarse una meta: que nos guste, que sea el trabajo que de verdad queremos.

Laura Garnett, autora del libro ‘The Genius’ y especialista en estrategias de empleo, ha dado a los lectores de Inc varios consejos para conseguir ser felices en nuestro trabajo. Los reclutadores buscan personas motivadas que vayan a dar lo mejor de sí mismos en su horario laboral y que, además, lo hagan felices. Estos son sus tres pasos para conseguir el trabajo de tus sueños.

Paso 1: creer que es posible

Todas las personas tenemos hobbies, aficiones o gustos sobre las materias más diversas. Cuando decidimos apostar por una carrera universitaria o profesional lo hacemos, en muchos casos, dependiendo de esos gustos y debemos recurrir a ellos cuando se trata de encontrar nuestro trabajo perfecto. No tiene por qué ser obligatoriamente de esa rama, pero puede ayudar.

Si no creemos posible tener el trabajo perfecto, nunca lo encontraremos; tenemos que convencernos a nosotros mismos de que es posible

Si no creemos que se puede encontrar un trabajo en el que seamos felices, entonces no habrá ninguna posibilidad de encontrarlo. Pero si tenemos confianza, podremos apostar por él y superar los obstáculos que aparezcan en el camino. Es importante mantener la fe y la confianza cuando no se atraviesa el mejor momento: solo así lograremos los objetivos.

El plan comienza por convencernos a nosotros mismos de que vamos a encontrar ese trabajo deseado antes o después. Si nos lo repetimos una y otra vez nuestro cerebro se acostumbrará a esa idea y se convertirá en algo habitual para nosotros. Eso hará que ganemos en confianza y que nuestro trabajo soñado esté un poco más cerca.

Paso 2: ¿en qué somos buenos?

Conocer nuestras fortalezas y debilidades nos ayudará en cualquier proceso de selección al que nos enfrentemos. Es lo que la experta denomina la zona de genialidad, saber en qué materias somos realmente buenos y podemos encontrar un trabajo en el que sobresalgamos sobre el resto de las personas. Esa zona de genialidad nos permite también saber cómo impactaremos en las personas de nuestro alrededor en esa materia específica.

Trabajar en un lugar en el que nos sintamos bien es posible

Una vez que tenemos claras esas fortalezas es hora de hacernos una serie de preguntas: ¿cuándo nos hemos sentido bien en el trabajo últimamente? ¿Cómo afrontamos los problemas y los resolvimos? ¿Cuándo nos hemos sentido satisfechos por última vez por el impacto de nuestro trabajo actual?

La idea es que estas preguntas nos ayuden a saber si estamos satisfechos o no con nuestro actual empleo y a tomar la decisión de buscar un nuevo trabajo. Garnett asegura que, de esta manera, “obtendremos información sobre qué tipo de impacto es más significativo” para nosotros y nos ayudará a buscar nuevos empleos en el futuro.

Paso 3: Conoce a tu alrededor

Ser conscientes del lugar en el que vivimos, las personas que nos rodean y la cultura de esa zona es fundamental para conseguir nuestro objetivo. Cada uno es diferente y Garnett explica que “encontrar el trabajo adecuado es similar a encontrar el compañero de vida ideal. No todos van a ser los adecuados”.

 

Por esto tenemos que mirar a los posibles empleos de la misma manera: no todos son los adecuados para nosotros. Por eso es fundamental conocer qué tipo de industrias o empresas hay a nuestro alrededor, la cultura de la zona y las personas que viven junto a nosotros. Conociendo en profundidad esos datos podremos analizar las necesidades de las empresas y las fortalezas que nosotros podemos presentar en las que nos interesen.

Por último, debemos preguntarnos: ¿a qué hora del día pensamos mejor? ¿Cuál es la jornada laboral ideal para nosotros? ¿En qué entornos nos sentimos cómodos y alineados con los objetivos de la empresa? ¿Comparten mis valores fundamentales? Con esta lista podremos identificar si un trabajo es adecuado para nosotros o no y, por lo tanto, si queremos o no participar en ese proceso de selección.

Encontrar el trabajo adecuado es similar a encontrar el compañero de vida ideal. No todos van a ser los adecuados

Encontrar el trabajo ideal no es fácil, pero conseguirlo es una de las decisiones más importantes que tomaremos en la vida. Por eso, lo mejor es llevar a cabo los tres pasos y pensar que ser felices trabajando no es imposible. Dar con el empleo ideal está un poco más cerca que nunca.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *