Trucos efectivos para sentirse más enérgico y animado a diario

Despierta al cuerpo y a la mente con estos cinco consejos de los expertos para sentirte menos cansado, más atento y, sobre todo, más feliz

 

¿Qué haces para activarte cada mañana? La respuesta es casi segura: beber café. Recurrir a la cafeína puede hacer que tu sueño disminuya, pero sin duda es una forma un tanto artificial de evitar que tus ojos caigan bajo la fuerza de las pestañas. Además, a medida que consumes más café desarrollas mayor dependencia y tolerancia a la química que contiene, por lo que el efecto será mucho menor. Es por ello por lo que necesitarás un plus de energía diaria para seguir funcionando.

A fin de cuentas, esta bebida, para los más cafeteros, se ha convertido en una especie de parche frente a la pereza, el cansancio o la falta de concentración de la vida diaria. Lo cierto es que cuesta dinero y no es la manera más sana de combatir estos males del mundo moderno, por las razones que ya hemos expuesto anteriormente. Por no hablar de que si te pasas con su consumo estarás más expuesto a los ataques de ansiedad o el insomnio.

«En vez de recurrir a productos azucarados, lo mejor que puedes hacer es realizar comidas ricas en fibra, carbohidratos, proteínas y grasas saludables»

¿Quieres conocer de cerca algunas formas más apropiadas de hacer frente al cansancio cotidiano que no tengan un reflejo en tu estado de salud ni en tu bolsillo? El diario británico ‘The Guardian’ ha hablado con expertos para enumerar varias de estas fórmulas para mantenerte enérgico y siempre alerta; y, sobre todo, con mejor estado de ánimo, algo imprescindible en esta época tan cargada de miedo e incertidumbre.

Haz ejercicio

«Encuentra una manera de moverte que te energía, en vez de entrenar solo para cansarte», asegura Sarah Russell, especialista en ejercicio físico. «Tan solo hacen falta 10 minutos de actividad física para conseguir energía. Olvídate de todas esas imágenes de la industria del ‘fitness’ que han tratado de venderte, de personas corriendo o haciendo flexiones. Tan solo practica estiramientos, si te apetece, porque al fin y al cabo por poco que sea siempre es mejor que nada». Como recalca la experta, no hace falta que te conviertas en un auténtico deportista ni te pongas metas muy altas: escoge una actividad física a la que te puedas ajustar y que te ayude no solo a liberar tensión y energía, sino también a sentirte mejor contigo mismo y más recargado de ánimo.

Haz vida al aire libre

Pasar tiempo en la naturaleza es una de las mejores maneras de absorber energía. Así lo ratifica una investigación publicada en el ‘Journal of Environmental Psychology’. «Cuando las personas caminan por el entorno natural obtienen un impulso de vitalidad», concluye el estudio. «Este estado de ánimo es duradero en el tiempo y tiene un efecto más energético que el café o comer chocolate». ¿Qué mejor plan que un paseo relajado junto a un buen amigo?

No rechaces los carbohidratos

«La principal razón por la que las personas tienen poca energía es porque no comen lo suficiente durante el día, especialmente cabrohidratos», explica Priya Tew, dietista británica. Frecuentemente, nos encontramos con artículos sobre adelgazar que demonizan la ingesta de este tipo de compuestos alimenticios. Sin embargo, es de ellos de donde obtenemos una mayor cantidad de energía. «Los carbohidratos nos proporcionan glucosa, que es la fuente de energía preferida del cuerpo», recalca la experta. «También debes equilibrar la energía que proviene de estos comiendo proteínas y grasas saludables, ya que esto ayuda a estabilizar tus niveles de carbohidratos».

Vigila tus niveles de hierro

Tal vez la causa principal de tu cansancio o falta de energía sea fruto de la anemia, lo que viene a significar un déficit de hierro en el organismo que sume al cuerpo en un letargo, haciéndolo mucho más débil. Para salir de dudas, lo mejor es que acudas al médico a hacerte un análisis de sangre. Si tienes los niveles de hierro bajos, es recomendable incluir más verduras de hoja verde y cereales en tu dieta. Y, sobre todo, apostar por las legumbres. Las lentejas, tan típicas de nuestra gastronomía mediterránea, son la clave para tu cuerpo obtenga todo el hierro que necesita.

No te pases con el azúcar

Al igual que sucede con la cafeína, la glucosa nos hace sentir mucho más repletos de energía en un primer momento, pero por poco tiempo. Al cabo de unas horas, te sentirás mucho más cansado, de ahí que el azúcar sea tan adictivo. «En vez de recurrir a productos azucarados, lo mejor que puedes hacer es realizar comidas ricas en fibra, carbohidratos, proteínas y grasas saludables», aconseja Tew. «Las vitaminas B que se encuentran en los cereales integrales te ayudarán a extraer más energía de los alimentos». Y, por supuesto, evita el alcohol, ya que es una de esas sustancias que más imprime sensación de somnolencia.

 

ACyV

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *