Pensamiento Administrativo: Personas sabelotodo: Egos desmesurados que  impiden crecer.

Sabemos que pueden ser un verdadero incordio, especialmente en el plano laboral, pero la frustración o el sarcasmo no son las mejores aliadas. A veces hay que comprenderlos

 

No es fácil tratar con un sabelotodo, lo sabemos. Ya sea en el trabajo, en clase o incluso si vive en nuestro propio hogar, muchas veces parece que tenemos que mordernos la lengua ante estas personas problemáticas, que parecen ir por el mundo creyendo que lo saben todo y que deben explicarnos la Verdad Sobre Todas las Cosas.

En el entorno laboral pueden ser un verdadero incordio, pero enfadarte con ellos no es la solución más acertada. Al fin y al cabo, hay que entender los motivos por los que estas personas actúan de esta manera. Según explican varios psicólogos como Diane Barth en un reciente artículo en ‘Psychology Today‘, son varios:

  • Una inseguridad subyacente
  • Un sentido genuino de superioridad
  • Una combinación de ambos

La psicóloga cuenta, de hecho, un ejemplo de cómo consiguió lidiar con una compañera de trabajo que se comportaba de tal manera: «Comencé a hacerle preguntas en lugar de sugerencias. Aunque a menudo respondía con condescendencia, mi cambio de enfoque marcó una diferencia en nuestra relación y, por lo tanto, en el trabajo que estábamos haciendo. Me di cuenta de que se había tomado mis comentarios como críticas. Simplemente estaba reforzando su sentimiento de que no era lo suficientemente inteligente. Con el tiempo, pudimos hablar de ello y de cómo podría estar sucediendo esto en otras relaciones de su vida, y fue cambiando su percepción».

Sé respetuoso pero llega hasta el meollo de la cuestión, informándote sobre las fuentes que utilizan para refutar sus verdades incontestables

Hay varias formas de lidiar con estas personas. Lo más importante en estas interacciones es recordar que no tenemos que ver a la otra persona como quiere que la vean, y no tenemos que atender esa necesidad a menos que queramos.

Sé comprensivo y ten cierta empatía

Es buena idea entender por qué se comportan de esta manera, como hemos señalado anteriormente, y generalmente todos tienen un motivo. Trata de evitar la lucha y la confrontación, con comprensión y respeto (aunque a veces te lo pongan difícil).

Trátalos con sentido del humor

Tu enfado solo conseguirá que se crezcan, pero demuestra que no te tomas muy en serio todo lo que dicen. Eso sí, intenta evitar el sarcasmo, pues aunque es tentador puede ser contraproducente.

Ten en mente que no hay que ganar siempre

Esto no es una competición, al fin y al cabo, es molesto encontrarte con personas así pero también es de adultos entender que no siempre tenemos que quedar por encima (aunque ellas piensen que sí).

Brinda comentarios constructivos

Aunque no lo creas, a veces los sabelotodos saben que lo son, aunque parece que rebosan seguridad, como antes señalamos, podría ser más bien al contrario. Los comentarios que refuercen su carácter podrían ayudarlos.

Haz preguntas

Sé respetuoso pero llega hasta el meollo de la cuestión, informándote sobre las fuentes que utilizan para refutar sus verdades incontestables.

Debate con hechos

Que comprenda que la información que tu proporcionas no es inventada, sino que sabes de lo que hablas.

Habla en privado con esa persona

Quizá pienses que tienes la batalla perdida, pero puede ayudarle a darse cuenta de su comportamiento. Las críticas constructivas con esta clase de personas, como antes señalábamos, pueden ser una buena manera de ayudarlos.

En el trabajo no involucres a tu jefe

Sabemos que es tentador, de nuevo, pues pueden llegar a ser muy exasperantes, pero cuando estés pensándolo vuelve al punto número uno, sé comprensivo y entiendeeque muchas veces hablamos de personas con un ego alto pero profunda inseguridad, aunque suene a excusa.

ACyV

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *