Y si el estrés tuviera algún beneficio? Un estudio investiga su lado oculto

Una investigación arroja que las personas que tienen menos angustia o agobio podrían padecer un deterioro cognitivo en el periodo de ocho años

 

Un grupo de investigación encabezado por David M. Almeida, profesor de desarrollo humano y estudios familiares de Penn State (Estados Unidos), ha estudiado si las personas que experimentan poco o ningún tipo de estrés tienen mejor salud que los que lo sufren. «Siempre se ha supuesto que el estrés es malo», contó el experto a Medical News Today.

«Di un paso atrás y pensé: ¿qué pasa con las personas que dicen que nunca han tenido estrés? Mi trabajo anterior estaba centrado en los niveles de angustia, pero nunca me había preguntado qué les ocurre a aquellos que no lo experimentan«, reflexionó Almeida. ¿Son los de este segundo grupo los más sanos?

El estrés es una respuesta humana saludable que la mayoría de la gente experimenta de vez en cuando, y que puede resultar útil a veces. Esto se debe a la liberación de epinefrina que facilita la realización de tareas y mejora el rendimiento y las habilidades para resolver problemas en momentos de mayor tensión.

La generación de epinefrina contribuye a la preparación del cuerpo para gestionar una amenaza o huir en busca de seguridad, gracias al aumento del pulso, la frecuencia respiratoria y la tensión muscular. Además, sirve como motivación en el ámbito cotidiano al completar un proyecto o realizar una prueba.

Un mayor envejecimiento cognitivo

Sin embargo, tanto esta investigación como otras muestran que cuando el estrés se vuelve prolongado, puede afectar negativamente a todos los sistemas del cuerpo. Algunos de los síntomas experimentados son los problemas de piel, dolor, falta de energía e insomnio. Ahora, si bien hay pruebas de los problemas que acarrea el agobio, el innovador estudio de Almeida encuentra mejoras para la salud.

Esta conclusión llega gracias al análisis a 2804 voluntarios que, durante ocho noches, completaron una prueba cognitiva y rellenaron un cuestionario sobre sus afecciones crónicas, síntomas físicos, estado de ánimo y la cantidad de agentes estresantes que sufrieron ese día. El 10% de los participantes no padeció estrés a lo largo de la jornada, afirmaba sentirse bien de ánimo y menos propenso a tener malas condiciones de salud crónicas.

Sin embargo, los más estresados experimentaron momentos “más positivos” que ese 10%, a lo que se suma una mejor obtención en la prueba de cognición. En el lado opuesto, los que tuvieron un peor resultado, sufrirían un deterioro que se materializaría en el periodo de ocho años. «Es posible que experimentar estos factores estresantes no sea agradable, pero pueden obligarlo a resolver un problema, y ​​esto en realidad podría ser bueno para el funcionamiento cognitivo, especialmente a medida que envejecemos».

En definitiva, los factores estresantes diarios que experimentaron a diario serían sinónimo de llevar «una vida ocupada y tal vez plena». En este caso, dice, «tener algo de estrés es solo un indicador de que estás involucrado en la vida». Aun así, tanto el experto como sus colegas están a la espera de conocer más estudios que analicen un tema apenas investigado

El Confidencial

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *